Con “un sólo corazón” hemos vivido el encuentro diocesano de niños.